sábado, 10 de enero de 2015

En emergencia económica por Ángel García Banchs

Insisto en la necesidad de alertar a los venezolanos acerca de la emergencia económica que enfrenta nuestro país. La economía se encuentra en una situación caracterizada por el caos, el desorden, el desconcierto y el pánico generalizado, caldo de cultivo para una conmoción social que cada vez luce más difícil de evitar. La razón sería la falta de coraje, para la toma de decisiones básicas de política económica, por parte del gobierno nacional, decisiones que de no tomarse inmediatamente conducirían, según estimaciones propias, a la desaparición generalizada de inventarios (descapitalización empresarial generalizada) en el mes de abril.

Se sabe perfectamente que no lo hará, porque sus manos las atan mafiosos y corruptos. Pero, aún así debe insistirse en recomendar al gobierno nacional que levante inmediatamente el control de cambio y precios, si en verdad se quiere evitar un estallido. Hacerlo en el mes de febrero sería ya sumamente tarde, por lo que se sugiere hacerlo ya. De lo contrario, la escasez que hoy vive el país lucirá como un juego de niños frente a la que podría vivirse en los meses de marzo y abril. En ese caso, ya no sería puntual o particular a un conjunto de bienes, sino generalizada, masiva, y no solo en las regiones, sino en la capital.

De prestarnos atención, el levantamiento del control de cambio se recomienda que sea, fundamentalmente, vía un ajuste total en la tasa de cambio, minimizando el ajuste vía la tasa de interés real.

Sea como sea, el control de cambio y precios estallará, pues esa es la única forma posible de reponer los inventarios y recapitalizar a las empresas, vía una disminución abrupta de la demanda agregada (i.e. el consumo), de forma tal de acomodarla a la escasa oferta existente.

Existe la posibilidad de evitar que de la emergencia, la economía pase a terapia intensiva. En palabras llanas, existe un mínimo chance de evitar una conmoción o estallido social. Dada su negativa a actuar, al parecer, solo un cambio político oportuno lo podría lograr.