jueves, 30 de marzo de 2017

El Comandante Capitulo 40















CAPITULO 40 PARTE 1
video




CAPITULO 40 PARTE 2
video




CAPITULO 40 PARTE 3
video




El Comandante Capitulo 39














CAPITULO 39 PARTE 1
video




CAPITULO 39 PARTE 2
video




CAPITULO 39 PARTE 3
video


martes, 28 de marzo de 2017

jueves, 23 de marzo de 2017

El Comandante Capitulo 35




































CAPITULO 35 PARTE 1
video




CAPITULO 35 PARTE 2
video

Carta de un Portugués de panadería a Nicolás Maduro

Buenas. 

Mi nombre es Avelino, y soy un cidadano nacido en Portugal, con nacionalidad venezolana y que trabajo muy duro hace mais de 45 años en este país. Llegué a causa de la guerra, que se parecía mucho a lo que estamos a vivir hoy en día en este país que me recibió de brazos abiertos. En ese entonces Venezuela era un país que comenzaba a levantarse de los efectos de una dictadura terribel. 
Soy de esos de los que ustedes acostumbran burlarse por mi acento extranjero, pero aquí le demuestro que escribo en español mucho mejor que algunos de los venezolanos que he conocido. Si quiere hablar de racismo, hable conmigo, porque se muy bien o que se siente de ser apartado de la sociedad y burlado mil vezes solo por ser emigrante. Nao me baño 4 veces al día como lo hacen ustedes, los que no trabajam y tienen tiempo libre,  pero si me aseo todos los días como una persona normal, pero debido a mi trabajo tan intenso que hago en medio de los hornos a 200 grados, el sudor aparece y eso le molesta a muchos de los flojos que nos critican y que en su vida han levantado una caja del piso. En mi país de origen también hay muchos negros pero no los discriminamos llamándolos afrodescendientes, como usted lo hace a cada rato con mis amigos venezolanos. Son negros por el color de su piel y los tratamos como hermanos así como yo soy blanco y más todavía por la falta de sol, debido a que comienzo a trabajar antes del amanecer y salgo de mi trabajo mucho después del anochecer, a diferenca de usted que afirma dormire como un  bebé. Tengo mi propia panadería, de hecho tengo varias, y me las he ganado trabajando 45 años sin descansar un solo domingo, sin disfrutar de un día de playa ni un paseio con la familia. Para eso apenas dedico un par de horas cada día,  porque sin dejo de trabajar se que hay personas que van a pasar hambre, y no se trata de mis familiares, pero si de mis empleados, que son máis de 70 en total. Yo ya no necesito ganar ese dinero, porque mi edad solo me pide irme a la tumba,  pero las 70 familias de mis empleados sobreviven con lo poco que les puedo pagar. Ahora usted quiere matarlos de hambre al dejarlos desempleados. 
Sus funcionarios armados y uniformados aún no han venido a mis panaderías a revisar si hay gusanos en los potes de basura y harina almacenada para trabajar, y espero que no lo hagan, porque si estoy presente podría ocurrir algo muy malo, y es que si alguien quiere tomar mis negocios debe acudir a un tribunal y seguir los passos legales para hacerlo,  y no toleraré que nadie se meta a la fuerza, como lo han hecho en las de mis colegas, algunos compatriotas, y otros mucho que son más venezolanos que usted, que también tienen panaderías. Si lo hacen sin recurrir a los medios legales, podré alegar defenssa propia ante los tribunales, porque defenderé mis negocios y a mis trabajadores con mi vida si es necesario. 
En mi panadería se ha vendido buen pan desde hace 45 años, cuando entrei como empleado pero en pocos años compre partes del negocio con mi sueldo a uno de los socios. Si el producto es caro, no es por mi ni por mis ganas de hacerme rico, es apenas porque usted no le otorga el cambio de dólares a las distribuidoras de harina, para que puedam importar suficiente cantidad para todos, y por eso el producto aumenta de precio, al haber escasez. Esta puede ser una explicación muy complicada para usted, que debe conocer más acerca de cauchos para autobuses y cajas sincrónicas. Cada pastor sabe de sus ovejas. He notado que usted, al igual que su fallecido jefe, no se enfrenta a los problemas cara a cara, y por eso se esconde detrás de programas de TV y de radio en los que hablan ustedes solos como si fueran pericos, pero que no dejan que otros se expresen a menos que sea para estar de acuerdo en sus políticas. Eso no lo puede esconder. De este lado también no podemos enfrentarnos cara a cara con nadie, ya que iríamos presos o seríamos golpeados por sus funcionarios intolerantes, que se burlan de nuestro idioma y de nuestras costumbres, en ventaja por estar armados y acompañados por militares que tienen órdenes de agredirnos. Así se nota más lo cobardes que son. 
Le recuerdo también que no nos puede seguir tratando como extranjeros ya que somos mucho más venezolanos que usted, que es colombiano de nacimiento y también tiene doble nacionalidad como yo, solo que para ser panadero eso no es un requisito, por el contrario para ser presidente usted debió haber sido venezolano sin otra nacionalidad. No le vengo a pedir nada, ya que usted es un funcionario público, osea, un empleado de nosotros y de todo el pueblo, y por eso es usted el que debe obedecer al pueblo. Las fuerzas armadas que lo defienden están cometiendo graves delitos, ya que se deben al pueblo como lo dice la constitución, y no se deben a ninguna revolución moribunda ni a ningún partido político. Recuerden siempre que ese tiempo de delitos no se vencen nunca, y serán juzgados ahora o más tarde. Los militares que vuelvan al hilo constitucional y pongan sus armas en favor del pueblo, aún están a tiempo de ser perdonados. 
Espero que este "portu" como ustedes nos llaman supuestamente con cariño (pero sabemos que lo hacen con maldad), no reciba en su negocio a ninguno de sus esbirros de visita. Si usted quiere que el pueblo no haga colas para comprar pan, entonces abra su propia panadería, y trabaje con las uñas y sin harina como nosotros tenemos que hacerlo por causa de su revolución fracasada. Gracias por su atención. 

Avelino D.S.


chismeven.net


lunes, 20 de marzo de 2017

Por tu bien, huye de Venezuela

Ya no se trata de irse o quedarse, se trata de huir de la abominación y de la costumbre que sólo el comunismo puede imponer. 


Siempre he hablado bien de Venezuela, el país que me vio nacer y crecer. El país que amo y le estoy tan agradecido por haberme dado todo. Nunca hablaré mal de él, de hecho, estoy convencido que en algún momento, volveré a Venezuela a llevar lo que en el extranjero pueda aprender.

Siempre dije que no estaba bien irse de Venezuela, que valía la pena seguir luchando por él y construir en tiempo de destrucción. ¿Qué me hizo cambiar de opinión? ¿A estas alturas de la destrucción es correcto seguir en Venezuela?

Primero que todo, entendamos los conceptos y sus definiciones. Yo no me fui de Venezuela, yo HUÍ de la muerte, de la persecución política y de la miseria humana. En cualquier país del mundo, la gente se va. En Colombia, hay gente que emigra, en Perú hay gente que emigra, en Chile hay gente que emigra, en Estados Unidos hay gente que emigra; por una u otra razón, gracias a la globalización, cada individuo que cumpla los requisitos puede decidir irse a otro país a hacer vida.

Sea por estudios, por razones de salud, por razones económicas, por negocios; o por la razón que sea, en un país normal, hay flujo migratorio, gente que se va, gente que viene a vivir a desarrollar cualquier actividad legal.

Decir, “me fui de Venezuela”, no tiene lógica. El que sale de Venezuela porque fue amenazado de secuestro, de muerte, de cárcel; o el que sale de Venezuela buscando mayores oportunidades para su familia, el que sale en busca de comida y medicinas, en realidad, HUYE.

Si eres inteligente, huye. Si eres bruto, mejor quédate

Nadie se da cuenta, pero cada día que pasas, te ideologizan y te convierte en una presa fácil, sumisa y dominada por el comunismo. Te convierte en un ser inútil, que se queja, se queja, se queja; pero no actúa.

Yo fui víctima, pues creeí que poder ir al cine, ingresar a un café y consumir, ir al centro comercial y comprar comida, era un privilegio. NO, NO es un privilegio. Hacer eso es tan NORMAL, pero el sistema nos ha hecho creer que no lo es. Nos va a costumbrando y nos hace tan pobres, que las cosas que hacíamos con normalidad se empiezan a convertir en lujos.

Sólo ponte a pensar hace dos años, cuando la Coca Cola estaba en 800 Bs. Todos decían “ese precio es un absurdo, nadie irá a tomar Coca Cola”, han pasado tan sólo meses y el nuevo precio que rueda por redes sociales es de 9500 Bs.

Déjame decirte, no te asombres, pues en un año capaz llegue a 30.000 Bs. El comunismo no tiene límites, ¿acaso usted cree que el dólar llegará a 5.000 bs y de ahí no va a subir más? Las crisis no tienen foso; ese “foso” que la gente tanto dice, es abstracto, irreal. Tengo 23 años, y desde que tengo uso de razón, “ya esto es el colmo”.

Recuerdo cuando en el noticiero decían que en Caracas hubo 8 muertes violentas durante el fin de semana, y la gente horrorizada decía “este es el colmo, ya no se puede vivir en Caracas”, actualmente llegan a 40 y decimos “Qué horror, este es el colmo”; seguramente en un par de años serán 80 muertes violentas cada fin de semana y diremos “este es el colmo”; y así, hasta que la delincuencia extermine a la Venezuela decente y queden las escorias (Delincuentes, malandros, colectivos y chavistas).Y eso, ser chavista no es garantía de vida.

Por eso, sin darte cuenta y por muy opositor que seas, te conviertes en una víctima del sistema castrochavista. Te conviertes en presa del peor componente que puede tener una sociedad, la peor bacteria: LA COSTUMBRE.

“Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes, es un país de ESCLAVOS” Simón Bolívar

Sí, eres un esclavo, pues si sólo trabajas para MEDIO comer, eres un esclavo. Ya tus sueños serán “voy a ahorrar dos meses para comprarme una Coca Cola y sentir su delicioso gas recorrer mi cuerpo”, déjame decirte, que eres un esclavo del sistema.

Ir a la panadería o al supermercado y agarrar una Coca Cola de 2 litros es algo que lo puedes hacer unas 15 veces al día en Colombia, unas 24 veces en Chile y unas 59 veces al día en Estados Unidos.

Eres un esclavo, cuando dejas de soñar en comprarte una casa y un carro y empiezas a esperanzarte en que la Misión Vivienda te dé la casa y tener la esperanza que el Gobierno te dé toda la línea blanca y te dé el carro chino. ¡Esa es la felicidad suprema en socialismo! Ser un mantenido.

Pero vamos, seamos realistas, estos beneficios sólo llegan al 0,001% de la población, de los cuales, el 80% son enchufados y sus familiares y “panitas”. Así que tú, el pendejo (seas chavista u opositor) tienes 0 (se lee cero) probabilidades de recibir estos beneficios; y mientras te distraen con los Clap, con las misiones, las tarjetas de la patria, la validación de partidos, el diálogo y las supuestas elecciones generales que sólo existen en los sueños húmedos de la MUD, te convierten en una escoria social.

Las nuevas generaciones sodomizadas

Si tienes más de 20 años, sólo te pido, que mires al pasado. ¿Esta es la vida que tenías hace años? Seguramente que no. Pues ahora mira al futuro, capaz unos dos años más, ¿cómo te ves? ¿Ahorrando dos meses para comprarte un sobre de Sopa Maggi? ¿Esperanzado en las elecciones presidenciales de 2018? ¿Para que ocurra lo mismo que este año y el CNE postergue las elecciones hasta el 2020?

Los que hemos vivido otra Venezuela, estamos claros que nos han sodomizado; pero qué tal los nuevos venezolanos que están naciendo y los que están creciendo y acostumbrados al “chip” del socialismo.

“Papá, mamá, voy a estudiar y trabajar muy duro para que podamos comer carne y pollo”. Ya no será el “Papá, mamá, voy a trabajar muy duro para darles una casa”.

Les pido que a esas criaturas, las cuiden y las saquen de ese modelo diabólico. Ellos merecen un mejor futuro.

Por tu bien, huye

Nacer en un país, no te convierte en esclavo. Las fronteras son imaginarias. Ve el lado positivo y piensa en las grandes cosas que aprenderás en el exterior; y en algún momento, yo sé que sí, volveremos a Venezuela a reconstruir lo que se ha destruido y a ayudar a nuestros hermanos que quedaron y SOBREVIVIERON al huracán chavomadurista.

Nuestro libertador dijo: “Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes, es un país de esclavos”.

Aclaratoria (10 de marzo, 9:25 pm)

Lamento que se haya malinterpretado lo que quise decir, de hecho, siendo así, yo fui muy bruto, pues hasta hace poco gasté todas mis energías en Venezuela. Hasta que unos delincuentes se robaron los cables y quedé sin internet, es decir, mi negocio se fue a la ruina. Y como ya saben, CANTV tarda años en reparar una averia.

Tan bruto fui, que mientras muchos de los que seguramente me critican y dicen que luchan por Venezuela estaban rumbeando o durmiendo, yo dejaba de trabajar por apoyar una manifestación. La última, a favor del Revocatorio, estuve a CENTIMETROS de recibir una bala proveniente de unos colectivos.

Un chico que estaba ahí, fue herido de bala; y cuando cayó al pavimento, le cayeron a golpes, patadas y palazos. ¿Cómo se le puede llamar a eso? ¿Qué ganó ese muchacho? NADA, pues a los días, la MUD desistió del revocatorio y fue a diálogo, ¿y los heridos, muertos y civiles que LUCHAMOS todo el año bajo la esperanza del revocatorio? Fuimos TRAICIONADOS.

Sé que mucha gente no puede salir de Venezuela, a ellos no va lo de brutos. Bruto es para aquel joven, que tiene una vida por delante, es preparado y tiene la posibilidad de irse de Venezuela. Pero sin embargo, decide quedarse en Venezuela. Amigo, si ese es tu caso, eres un BRUTO. Por tu bien, vete. Invertir dinero y energía en Venezuela no vale la pena; serás pobre toda la vida, y si tienes “algo” de dinero, corres el riesgo de ser secuestrado o asesinado. ¡ESO NO ES VIDA!

Y eso de “Yo me quedo a luchar por Venezuela” es tan ridículo… ¿luchar por qué? ¿Por las bolsas Clap? ¿Luchar en la competencia de bailoterapia de la MUD? ¿Creen que ir a validar partidos ante un CNE que TE QUITO EL DERECHO AL VOTO es luchar? No seas iluso. Sin darte cuenta, ERES PARTE DEL SISTEMA y no te das cuenta.

Al que se quiere ir y no tiene la posibilidad, te pido, haz todo lo que haga falta. NUNCA digas “no podré” “no puedo”, planifica todo, busca un país latinoamericano abierto a los venezolanos como Chile, Uruguay, Perú y Brasil. No será fácil, pero estarás mejor y así ayudarás a tu familia a huir.